Cuidando los bienes comunes contribuimos al bienestar de todos
Programa
SELVA CENTRAL NORTE
Sistema de información sobre Comunidades Nativas de la Amazonia Peruana
SICNA
Programa
PRO PACHITEA SELVA CENTRAL
Programa
PUTUMAYO AMAZONAS

Putumayo Amazonas

Programa de grandes paisajes Putumayo Amazonas

Este programa promueve la creación de un conjunto de áreas para el uso y conservación de los recursos naturales en las cuencas de los ríos Ampiyacu, Apayacu, Algodón, Yaguas y Putumayo, en la parte noreste de la región Loreto. Este conjunto de áreas de diferentes tamaños y objetivos en su delimitación se llama Mosaico de Áreas de Uso y Conservación y cuenta con una extensión de aproximadamente dos millones de hectáreas. Este mosaico espera:proteger bosques amazónicos de gran biodiversidad, frenar el ingreso de
extractores ilegales de madera y pesca y, con ello, beneficiar a las poblaciones indígenas que habitan en la zona y dependen del bosque para sobrevivir y preservar su cultura.

Según el Plan Director de las Áreas Naturales Protegidas, las cuencas del Ampiyacu y Apayacu son zonas prioritarias para la conservación de la diversidad biológica del Perú debido a su carácter endémico, es decir, la inclusión de especies de plantas y animales que sólo viven en ese lugar determinado. Las comunidades biológicas que alberga el Mosaico de Áreas de Uso y Conservación se encuentran entre las más diversas del planeta, albergando hasta 1.500 especies de vertebrados y 3.500 especies de plantas(Inventario Biológico Rápido – The Field Museum of Chicago).

El Área de Conservación Regional Ampiyacu Apayacu

La primera área de este mosaico de áreas de uso y conservación en ser aprobada es el Área de Conservación Regional Ampiyacu Apayacu (ACRAA), aprobada en diciembre del 2007 por el Gobierno Regional de Loreto. Esta área de conservación tiene una superficie de 433.100 hectáreas y corresponden a las provincias de Maynas y Mariscal Ramón Castilla. Su reconocimiento fue el resultado de la acción sostenida de las comunidades nativas de cinco pueblos indígenas, durante más de veinte años.

El ACRAA permitirá conservar los ecosistemas de bosques de selva baja amazónica al norte del Río Amazonas, entre las cuencas de los ríos Ampiyacu y Apayacu, y garantizar, para las poblaciones indígenas aledañas, el acceso a los territorios ancestrales y a la oferta de recursos naturales. Al comprender las cabeceras y cursos medios de los ríos Ampiyacu, Apayacu, Yaguasyacu y Zumún, el ACRAA representa también una importante zona para la conservación de fuentes permanentes de agua limpia para las poblaciones ribereñas de esas cuencas y para las ciudades aledañas.

Mosaico y Poblaciones Indigenas

En el área de influencia del proyecto habitan los grupos étnicos: Bora, Huitoto, Ocaina, Yagua, Ticuna, Maijuna, Quichua y Cocama. Por siglos, estos pueblos indígenas han obtenido de estas cuencas, los recursos necesarios para alimentarse, elaborar medicinas, construir viviendas y fabricar utensilios domésticos. Además, algunas de las zonas de estas cuencas componen una dependencia social y cultural con los pueblos indígenas del área, pues son áreas llamadas “sachamamas”, es decir, espacios sagrados, donde se encuentran
enterrados los ancestros y donde viven los espíritus cuidadores del bosque, animales y plantas. El acceso a estos lugares está vedado, lo que constituye en sí en un mecanismo cultural para la protección de los recursos naturales.

Por otro lado, actualmente, cada vez es mayor la demanda de los pobladores locales por comercializar recursos del bosque, madera, carne de monte, pescado y artesanías. Por ello, se hace necesaria la correcta gestión de los territorios y los recursos que las cuencas contienen, tanto para fines de conservación, como para mejorar la calidad de vida
de los pobladores indígenas y ribereños. Con la propuesta del mosaico, los pobladores indígenas buscan sentar las bases para un modelo de manejo compartido donde las autoridades regionales y la población local trabajen juntos en la gestión ordenada del territorio.

Amenazas en la Zona

Los pobladores de las comunidades nativas de los ríos Ampiyacu y Apayacu vienen luchando y organizándose desde la década del noventa por la defensa de los recursos de los bosques que rodean sus comunidades, ante la continua presencia de madereros, cazadores y pescadores informales en la zona. Sin embargo, su iniciativa no ha tenido el efecto deseado debido a la falta de respaldo legal que otorgue a los pobladores un mandato o autoridad para ejercer un control efectivo sobre el acceso a las áreas localizadas fuera de las comunidades nativas tituladas.

La zona del Proyecto Ampiyacu Algodón es vasta y heterogénea, y las diversas áreas propuestas del Mosaico enfrentan amenazas diferentes.
Por el norte, la principal amenaza es la inestabilidad política crónica a lo largo de la frontera colombiana. En el lado peruano de dicha frontera, los madereros son una fuerza intimidante. Si no se presta la debida atención y recursos a las comunidades a lo largo del Putumayo, la creación de un área de conservación presentará una frontera problemática en el lado norte. Por el sur, la preocupación más grande es la extracción no regulada de recursos que ocurre a lo largo de los ríos Ampiyacu y Apayacu siendo la madera uno de los
recursos más afectados, con el consecuente empobrecimiento de las comunidades nativas por ser los comuneros el último eslabón en la cadena extractiva de este recurso.

Retos y oportunidades para la creación del mosaico

Uno de los grandes retos es el establecimiento de nexos de trabajo directo entre los pobladores locales, las federaciones indígenas, el Gobierno Regional de Loreto y el INRENA para lograr su manejo sostenible. La creación y gestión de este mosaico requieren la creación de un marco normativo que regule el uso de los recursos
naturales y la administración de los diferentes territorios creados, con la activa participación de las poblaciones locales y de las autoridades regionales y nacionales. Es importante conseguir y fortalecer la participación de otros actores en la gestión de estas
áreas de uso y conservación. Es necesario que las autoridades regionales se involucren con propuestas de ordenamiento del territorio regional que partan de la población de Loreto.

Finalmente, el aprovechamiento comercial de madera en las cuencas de los ríos Ampiyacu y Apayacu tiene un enorme potencial para ser ordenado bajo criterios de sostenibilidad ecológica y económica. El mosaico busca la delimitación de áreas destinadas a la explotación ordenada y sostenible de los recursos forestales (maderables y no maderables), la cual será realizada por los pobladores de las comunidades. El comercio
de la madera que se extraiga de estos bosques beneficiará a los pobladores locales y bajo esta modalidad, serán los propios pobladores locales quienes ejerzan un control sobre los recursos forestales, rompiéndose así una larga tradición de habilitación y peonaje.